No sé qué mierda escribir….

¡Y así de claro lo digo! Es cuando me he dicho “Amaia, ponte a escribir y algo saldrá, luego borras lo que no te guste y punto”. Y en ese mismo instante he visto cómo mi perro levantaba la pata para orinar en la tumbona del balcón. En cinco años que lleva en mi vida, creo que sólo le he pillado una vez y por eso nunca pude corregir esa mala conducta. Y así ando, con fregona y productos mil para quitar olores (no sirven de nada). Así que después de mi cara de horror, gritarle y atarle a la pata de la mesa dejándolo solo para que “reflexione” sobre lo que ha hecho, me he dado cuenta de que a veces estar en la inopia pensando qué mierda escribir en tu blog te da la oportunidad de, por fin, pillar a tu perro en su maldita costumbre y poder corregirlo. ¿Qué quiero decir con todo esto? Que los momentos de mierda, si se aprovechan bien, pueden servir para hacer grandes cambio. Espero….

Esta semana ha sido buena, sigo con mis inicios en el mundo del running y además con objetivo solidario, pero también ha sido mala, muy mala, porque todo lo conseguido hasta ahora se ha derrumbado y vuelvo a estar perdida. Todo comenzó viendo una película que me recomendaron, y yo también recomiendo aunque pueda llegar a trastocar tu mundo por unos instantes. “Alma salvaje” cuenta la historia de una chica que, tras un fracaso amoroso y las chungas consecuencias de éste, decide emprender un viaje a lo mochilero por una ruta que le llevará 3 meses recorrerla.

Cuando terminé de verla estuve 10 minutos llorando, y ni siquiera es una peli triste, pero supongo que me removió. La experiencia, a otra escala, se parece a mi Camino de Santiago del que te hablé la semana pasada. No es el mismo lugar, ni la misma duración, pero remueve de la misma forma. Quizás por eso me llegó tanto y me hizo derrumbarme….

¿Qué pasó después? Que no contenta con eso, al día siguiente vi otra peli del mismo estilo. “Into the wild” (Hacia rutas salvajes), pero esta sí justifica los llantos, aunque por mi parte no hubo demasiados. Pero ¿crees que aquí acaba todo? No! Al día siguiente vi “La vida secreta de Walter Mitty”, también habla de una gran aventura y experiencia, de salir de la zona de confort y vivir tu vida, de volver a hacer esas cosas que te hacían feliz y te apasionaban. Sí, es como cuando sufrimos un desengaño y no se nos ocurre otra cosa que escuchar las canciones más tristes…. Pues esta ha sido mi semana, torturarme con películas que cuentan experiencias que quiero vivir, que quiero sentir y que por “culpa” de tener dos perros y ni un maldito euro, no puedo hacer ahora mismo.

Siento ser tan negativa en este post, pero aunque nos topemos con la vida y queramos vivirla a conciencia, a veces hay días de mierda y hay que superarlos. Pero lo más importante es aprender de ellos y descubrir porqué no se queda en un solo día, sino que se alarga tooooda una semana.

Hace 8 meses habría comprado una tarrina del helado más empalagoso y me habría sentado enfrente de la TV a ahogar mis penas y levantar el culo sólo para sacar a los perros y ducharme…o ni eso. Pero ahora es diferente, me sigue apeteciendo el helado y reconozco que hay días que me da pereza ducharme (pero me ducho ehhh 🙂 ), pero he aprendido que estos momentos aparecen cuando hay que hacer algún cambio, hay que reajustar el chip o hay que repasar apuntes. Y eso he hecho, leer las preguntas que te recomendaba hacerte en el post de “Diseña tu vida ideal” o “Cómo descubrir el trabajo de tus sueño”, y algo he conseguido aclararme. No me va a costar otros 8 meses “ver la luz”, ahora que sé la teoría es más fácil y rápido ponerme manos a la obra. Es como si te tuvieran que dar un pellizco en el culo y decirte “espabila chata que te estás durmiendo”.

Momentos de estos los he tenido durante estos últimos meses, es algo que no se puede evitar y tarde o temprano nuestras “defensas” se toman un descanso y aparecen dudas y algo de malestar, pero como te decía tienes que aprovechar esos bajones para hacer un repaso de todo lo que llevas conseguido hasta ahora, y si hay que cambiar algo o cambiarlo todo, ¡hazlo!

Yo me he planteado si este blog es lo que quiero, pero sobretodo…¿alquien me lee?

¿estoy hablando sola, es esto una especie de diario cuyas páginas sólo recorrerán mis ojos?

¿o mis palabras estarán sirviendo de algo?¿habré ayudado a alguien a hacer, aunque sea, un cambio mínimo en su vida?

Podría dejar de escribir, al menos de manera tan pública, pero sé que habrá momentos en los que me arrepentiré muchísimo porque hay vivencias que tengo la necesidad de gritarlas a los cuatro vientos e intentar que otras personas las vivan y se sientan tan plenas como yo. No puedo guardarme ciertas cosas para mí sola. Si tuviera el secreto de la felicidad no lo vendería por todo el oro del mundo, haría que recorriera el mundo entero de la forma más viral posible y llegando a cada rincón del planeta, para así conseguir un mundo entero de gente feliz.

¡Eso es lo que me apasiona! Compartir lo que aprendo cada día, lo que me funciona y me ayuda a ser cada día más feliz, compartir mis lemas, mi filosofía de vida, mis experiencias, mis impresiones sobre lo que vivo. Ayudar a los que están perdidos a ver de nuevo la luz, a que revisen sus pensamientos y los cambien por otros que no saboteen su vida. Quiero hablarle así a alguien y ver en su rostro que ha captado la idea y que por fin lo ve todo claro. Quiero que tú entiendas que hay que vivir a conciencia, con toda la energía y la pasión que tengas dentro, y que te pongas manos a la obra.

Quiero leer el mensaje de alguien que me diga que estaba en la misma situación que yo y que también ha conseguido salir y se dirige a alcanzar sus metas y a vivir la vida que desea. No quiero mensajes de agradecimiento, quiero mensajes de cercanía, de solidaridad, de entendimiento, de apoyo a otros lectores.

Quiero la unión de todas esas personas y formar una comunidad de gente con los mismos ideales, inquietudes y ganas de vivir.

Yo sólo quiero ser feliz y que los demás lo sean. A cambio ofrezco mi ayuda, toda la sinceridad que me caracteriza y la misma cercanía que pido. Prometo ser más yo, hablar sin tapujos y mostrar lo bueno y lo malo, sin maquillar ni disfrazar nada. La vida tal cual es….un regalo 😉

 

Gracias por estar ahí y ¡a ser felices!

Print Friendly, PDF & Email

Anímate y participa, quiero conocerte!